LA OFICINA TÉCNICA NACIONAL DE LOS RÍOS PILCOMAYO Y BERMEJO REALIZA EL MONITOREO DEL RÍO PILCOMAYO EN VILLA MONTES

Published by otnpb on

Bolivia cuenta con importantes recursos hídricos en los que habitan una gran diversidad de especies Ictícolas (más de 1.003 variedades),  la actividad pesquera en los ríos se desarrolla en todo el territorio. Como movimiento productivo ha venido evolucionando a través del tiempo moldeándose a las condiciones medio ambientales, económicas, políticas y culturales de cada  región del país.La explotación de los ríos se ha convertido en un importante movimiento de recursos económicos al existir una actividad pesquera considerable en ciertas épocas del año, aportando al consumo de pescado en la población alimento con proteína de alto valor nutritivo, haciendo énfasis a un renglón económico de gran importancia para las personas que se dedican a esta actividad.

La Oficina Técnica Nacional de los Ríos Pilcomayo y Bermejo realiza el Monitoreo del río Pilcomayo de forma permanente, en los puntos estratégicos que inicia en las zonas baja y central del territorio de Villa  Montes. Cuantificando el movimiento pesquero y la cantidad de pescado extraído, evaluando las características externas e internas, peso y talla de los sábalos que están migrando por las zonas.

El Monitoreo del Río Pilcomayo, empezó en el punto fronterizo Pozo Hondo – Paraguay, seguido de los sectores Esmeralda, la Victoria y Cutaiqui ubicados en territorio boliviano, en el que se logró realizar el seguimiento del Sábalo a través de la inspección de los puntos estratégicos de pesca en la zona baja del río Pilcomayo, en el territorio de Villa Montes se ha efectuado un registro de datos cualitativos y cuantitativos sobre el movimiento pesquero, logrando identificar alrededor de 46 puestos de pesca en la zona.

En los primeros monitoreos de evaluación sobre las características externas e internas, peso y talla de los sábalos que están migrando por distintos sectores del monitoreo,  se identificó un peso promedio de 350-520 g y el tamaño de 28 a 36 cm, las características alimenticias que presentan internamente es sedimento barro fusionado con pequeñas micro algas. En los otros dos monitoreos la migración más activa del sábalo por las zonas es de talla crítica con solo 15-22 cm y el peso de 120-250 g, que de igual forma ha sido extraído y comercializado sin ningún control.

A través de la evaluación visual de los factores físicos y biológicos del río Pilcomayo en diferentes puntos cardinales, se observó que  presenta las siguientes características: Caudal de las aguas corrientosas, arrastrando poca cantidad de palisales, ramas y hojarascas con exceso de turbidez que disminuyen todo el arrastre que trae el río.

Se realizó la recopilación de información, datos proporcionados por los pescadores de la zona sobre el arribo del sábalo. Indican que la cuarta Olada de peces de tallas medianas empezó a llegar el 4 de junio del año en curso, dando lugar a tener una moderada cantidad de pescado por puesto pesquero. El 18 de junio, ingresó a territorio boliviano el segundo cardumen de la cuarta Olada que migró en bajas medidas de peso y talla denominadas juveniles que son protegidas por  normativas que prohíben su captura.

Se llevó a cabo la socialización en el recorrido del proyecto de reactivación de riego multipropósito Carrizal, para verificar IN-SITU obra de canalización de riego y lugares de riego, a la comitiva de técnicos de las empresas adjudicatarias enviadas por el Ministerio de Medio Ambiente y Agua: Portuguesas, Españolas y Boliviana.

El sábalo es una especie migratoria, cuyos recorridos relacionados con la reproducción pueden alcanzar distancias considerables, en el río Pilcomayo existe enormes cantidades de sábalo que comprenden la mayor parte de la biomasa del río que se mueven río arriba cada año, estos movimientos se producen durante el día y la noche, dependiendo del tamaño del cardumen es que se extiende de uno a seis días. Aprovechando las inundaciones en la temporada de lluvia, el pez adulto migra hasta el río y luego asciende al Pilcomayo. Los primeros grupos llegan a la zona de Villa Montes en el mes de mayo y de forma anormal en abril o junio, aproximadamente tres a cinco semanas luego de su primer reporte en la frontera con la Argentina a 120 km de distancia. La migración alcanza su pico en julio y agosto y  se extiende hasta la primera quincena de septiembre, el desove se produce en la cuenca media unión Pilaya – Pilcomayo, Tabasay al inicio de la temporada de lluvias, las larvas y alevines son distribuidos y transportados por el río durante la misma temporada que ocurre entre fines de noviembre, diciembre y parte de enero. La extensión total de migración es desconocida, sin embargo considerando que las áreas de crecimiento y alimentación se encuentran en la parte baja de la cuenca en la Argentina y Paraguay se estima un recorrido de 900 km entre ida y vuelta que coincide con referencias de migración en el río Paraná que alcanza distancias mayores.

La pesca en el río Pilcomayo se remonta a épocas ancestrales, la actividad es parte de la vida cotidiana de los pobladores que viven en las riberas del río, sector tradicionalmente ocupado por los pueblos indígenas del Chaco para quienes forma parte de su cultura y tradición. Representa un valor primordial de nutrientes en los alimentos, también es importante fuente de ingresos económicos. Actualmente debido al crecimiento de la población humana y al desarrollo de centros poblados, se ha generado una demanda del recurso, favoreciendo así al progreso de las pesquerías comerciales. Están involucradas 46 concesiones las mismas que son las encargadas directas de la extracción de peces, cada una tiene a su cargo entre 30 a 40 personas que trabajan en ello. La pesquería en el Pilcomayo principalmente del sábalo es de carácter complejo, considerando la variedad de artes y modalidades de pesca que se emplean, además es una actividad en la que participan no solo indígenas sino también criollos.

La migración de sábalo concerniente a la gestión 2019,  se encuentra haciendo su paso por territorio boliviano, es la cuarta Olada que migra aguas arriba donde el primer y segundo cardumen de peces en la actualidad se encuentra en la parte central de Villa Montes. Mencionar que el cauce del río ha reducido su caudal, situación que favorece el trabajo pesquero. (Dpto.Com/OTN-PB).

Categories: Sin categoría