Fuentes de agua versus asentamientos humanos en la RBCS

Published by otnpb on


“Es hora de dar un salto de las preocupaciones a la acción y de los diagnósticos a la planificación, para conservar las fuentes de agua”

Una densa neblina cubre la cordillera de sama y una humareda gruesa sale del rincón del cerro, mientras Doña Simona arrea su burro bajando la montaña junto a su comadre “como a cambiau el campo tuito el pie del cerro llenito de casas esta, calaminas, cemento tapando están los ojitos de agua” charla doña Simona con su comadre, “mire, mire comagre agua sucia saliendo de esa casa y esa agua sucia va al rio”. Es evidente que en los últimos años, construcciones, asentamientos humanos y nuevas urbanizaciones han invadido los pies de la Cordillera de Sama, que forma parte de la Zona de Amortiguamiento de la RBCS, construcciones sin planificación que ponen en riesgo las fuentes de agua del Valle central de Tarija.

Rincón de la Victoria 

La extensa vertiente este de la Reserva Biológica de la Cordillera de Sama RBCS, que cubre una superficie de 31.838,90 hectáreas, forma parte de un espacio más extenso y complementario, entre el territorio de la misma Reserva, y la parte baja del territorio, donde se expande el valle central de Tarija.De acuerdo con el Plan de Manejo de la RBCS, en la Reserva se encuentran las fuentes de agua para consumo humano y para la producción de la ciudad de Tarija y el Valle Central, el Rincón de la Vitoria y San Pedro de Sola son las principales fuentes, satisfaciendo las necesidades de agua de más de 200.000 habitantes de la ciudad de Tarija.La Cuenca del río Tolomosa, que nace en la Cordilllera de Sama, aporta con el 84 % de agua al embalse San Jacinto, el agua de este embalse permite la realización de la principal actividad agrícola del Valle Central la Cadena de Uva, Vinos y Singanis, actividad económica que aporta con un 40 % al Producto Interno Bruto (PIB), del municipio de Cercado y es una de las principales fuentes de empleo del área rural del Valle Central de Tarija

E ahí la importancia de la preocupación de Doña Simona, quien a recorrido por más de 50 años la cordillera para venir a la ciudad, ahora su asombro es incuestionable y nos llama a la reflexión sobre las acciones inmediatas en la protección de la RBCS y la Zona de Amortiguamiento que en los últimos años ha sido invadida con asentamientos humanos y construcciones sin planificación.

Ma. Angélica López

Categories: Comunicación